Más de 160 años de atención profesional, cálida y humana.

EL HOSPITAL / Prensa

28/04/2018 | 28.04.18 Diario EL PAÍS

El Hospital Británico consolida prestación de cuidados paliativos

El Hospital Británico consolida la prestación de cuidados paliativos a sus socios adultos y niños, a partir del trabajo y la experiencia acumulada por dos equipos multidisciplinarios, conformados por profesionales médicos de distintas especialidades, sicólogos y enfermeros,

Las unidades de Cuidados Paliativos para Adultos y de Cuidados Paliativos Pediátricos están conformadas por médicos internistas, un oncólogo, un pediatra especializado en cuidados paliativos, psicólogos, nurses y personal de Enfermería.
Ambos equipos trabajan a su vez en estrecha coordinación con el Servicio de Atención Domiciliaria del Hospital Británico.

Los cuidados paliativos “tratan de la asistencia al paciente y su familia o cuidador principal. Una asistencia integral, individualizada y continua”, definió la doctora Lila Borrás, coordinadora de la Unidad de Cuidados Paliativos para adultos.

Valoró que con el paso del tiempo va quedando atrás el desconocimiento respecto de éste tipo de cuidados y apuntó que “el objetivo es vivir mejor, mejorar la calidad de vida, no acelerar ni detener ningún proceso”.

En los últimos años se incrementó tanto el número de adultos como de niños que reciben cuidados paliativos en el Hospital Británico.

La solicitud de cuidados puede provenir del médico tratante. “Existe una muy buena receptividad del paciente y de las familias, el paciente es asistido de forma individualizada y visto de forma integral”, resumió.

El trabajo coordinado con el médico tratante y la familia resulta entonces fundamental. “Buscamos apoyar a la familia en el control de sus síntomas y en el acompañamiento del paciente”, graficó Borrás.

Recordó que se estima que “por cada paciente hay 2 acompañantes que requieren asistencia”.

En caso de tener que procesar una situación de duelo, el equipo también brinda su apoyo a efectos de evitar un “duelo patológico”. Cada familia enfrenta la situación de forma diferente, conforme la edad del fallecido, su rol en la familia o la forma en que fue llevando el proceso, entre otros factores.

Recurrir a cuidados paliativos no supone renunciar a lo curativo. Un estudio de 2010 mostró que cuando se aplican cuidados paliativos de forma temprana los pacientes obtienen mayor calidad de vida, menos depresión y más sobrevida.

En el caso de los niños, los cuidados paliativos deben “comenzar desde el momento del diagnóstico, junto con el tratamiento curativo, valorar y realizar el tratamiento escalonado del dolor y otros síntomas molestos e incluir todos los cuidados de confort hacia el niño”, apuntó la doctora Joyce Stewart, coordinadora de la Unidad de Cuidados Paliativos Pediátricos del Hospital Británico.

La especialista indicó que los cuidados paliativos pediátricos se hacen necesarios ante “un diagnóstico no esperado, de una enfermedad crónica, que amenaza o limita la vida del paciente, no necesariamente con perspectiva terminal”.

Los cuidados paliativos pediátricos se basan en tres pilares: la comunicación, la toma de decisiones por parte del niño y la familia y darle prioridad al confort de ambos.

“Las familias son las que mas agradecen que exista una unidad como la nuestra, reconocen la diferencia, valoran que los ayudemos a la comunicación y brindemos soporte al vínculo con el médico tratante, en una asistencia compleja que en ocasiones no involucra a un único especialista”, destacó.