Over a hundred years of warm, personal and professional attention.

Volver a clases, las rutinas y los buenos hábitos.

Se acerca el comienzo de las clases y los días previos son hábiles para repasar y tomar nota de algunas sugerencias vinculadas a la salud, la alimentación, la prevención de accidentes y otros aspectos vinculados con el cuidado de nuestros chicos.
  • Carné de vacunas al día
  • Visita al oftalmólogo
  • Carné de salud al día
  • Uniforme
  • Mochila
  • Merienda nutritiva
Recuerda cuentan con cobertura UCM

Coincidiendo con el retorno a clases, el Hospital Británico llevará a cabo en los primeros días de marzo un taller en el que pondrá a disposición de sus socios y usuarios una serie de consejos y recordatorios para facilitar la transición de las vacaciones al año lectivo.

“Los padres deben actuar con serenidad, bajar las expectativas respecto del comienzo de las clases, planificar e ir retomando la rutina de funcionamiento familiar vinculada al comienzo y desarrollo de las clases”, apuntó el doctor Gonzalo Etcheverry, director del Departamento de Pediatría del Hospital Británico.

Recordó que “es más fácil no poner límites” e instó, por el contrario, “a los padres a ponerse de acuerdo en las reglas que se van a tener que cumplir durante el año”, por ejemplo en materia de horarios, hábitos, uso de tecnologías, permisos, etc.

La pediatra Teresita Sábat, coordinadora de la Policlínica de Pediatría, coincidió en que “son los padres los responsables de bajar el stress” y sostuvo que se trata de “hacer la transición” de las vacaciones al año escolar y no de un cambio abrupto.

En ése sentido, sugirió “involucrar a los niños en la compra de los útiles escolares, en la compra de alimentos y planificación de meriendas, en la revisión de los horarios de acuerdo a las nuevas actividades”.

La psicóloga Laura Bachetta, coordinadora del área de Recreación del Hospital Británico sumó la posibilidad de hacer con niños y adolescentes un “balance” de útiles y otros implementos, “ver qué puede servir del año pasado”, como una forma de involucrarlos y llevar a cabo conjuntamente esa transición.

“Venimos de acostarse tarde, de comer a deshora, por lo que el cambio debe ser paulatino y progresivo, hasta llevarlos a la rutina del colegio y el liceo”, graficó.

“Volver a la rutina de sueño, teniendo en cuenta que un chico debe dormir por lo menos 8 horas diarias, a los horarios para comer y para dormir, a una alimentación arbitrada por los adultos, es fundamental”, argumentó Sábat.

Recordó la importancia del uso de filtros solares y repelentes, teniendo en cuenta en que el comienzo de clases se da en una época propicia para actividades al aire libre, y subrayó la importancia del desayuno. “No pueden salir de casa sin desayunar, sin haber comido alguna fruta, algún lácteo y pan, por lo menos”, sostuvo.

Etcheverry recordó que los uruguayos no somos muy afectos a planificar cuestiones como el control médico anual, por lo que, pese a que podría hacerse en cualquier momento del año, la tendencia es a hacerlo cuando comienzan las clases porque lo piden los centros educativos.

Así en esta época se suele realizar el típico control pediátrico anual, al que se debe sumar el ocular y el odontológico, cuando correspondan, así como el chequeo de que las vacunas estén al día.

De acuerdo a la edad del niño variará la periodicidad de los controles. Del primer año a los 2 años se aconsejan 4 controles anuales; entre los 2 y los 3 años, 3 controles anuales, y a partir de los 5 años, 1 control anual.

El niño debe tener controles oftalmológicos entre los 3 y 5 años, al ingreso escolar a los 6 años y al egreso escolar a los 12 años, respectivamente.

En materia de salud bucal, a partir de los 2 años se recomienda el cepillado con pasta dental después de cada comida y realizarse 2 controles anuales con el odontólogo.

La prevención en salud también incluye observar cuestiones como el tipo y peso de las mochilas y el comportamiento de los chicos en el transporte escolar.

El taller de los próximos días trabajará pautas de higiene bucal, de alimentación saludable, por ejemplo para la realización de viandas y merienda, y para volver a las rutinas y hábitos de estudio y otras actividades.

Esta iniciativa se inscribe en la política permanente de prevención en salud que lleva adelante el Hospital Británico, involucrando a profesionales y personal de todas las áreas de la institución y desarrollando propuestas y actividades que aporten a una mejor calidad de vida de sus asociados.